martes, 30 de agosto de 2011

¿4 meses sin Parlamento andaluz?

Pues eso parece según las declaraciones realizadas ayer por el presidente de la Junta de Andalucía. Griñán dijo en una rueda de prensa que aún no tiene decidida la fecha de las elecciones pero que lo más probable es que fuesen en Marzo, argumento que ha mantenido desde hace tiempo incluso indicando el primer domingo del mes como fecha más probable (4 de Marzo). Hace poco se desmarcaba de Zapatero al adelantar este las elecciones nacionales pero con unas declaraciones que levantaron polémica pues planteó que hasta Mayo había plazo para convocarlas, incluso IU planteó celebrarlas el 1 de Mayo, día del trabajo. Parece ser que las aguas han vuelto a su curso y Marzo vuelve a ser la fecha más probable pero en mi opinión deberían adelantarse a finales de Enero o principios de Febrero, ¿la razón? paso a explicarla a continuación.

Para empezar quiero dejar claro que estoy totalmente a favor de que Andalucía cuente con unas elecciones independientes para que se hable exclusivamente de las cuestiones de esta autonomía contranatura y pienso que es lógico que no se adelanten puesto que el partido en el gobierno cuenta con mayoría absoluta lo cual le permite agotar la legislatura sin problemas. Otra cosa es que al final vayamos a ir a las urnas 3 veces en 10 meses -22 de Mayo, 20 de Noviembre y ¿? de Marzo- con el gasto que ello supone en un momento donde no está la economía para malgastar, el error ahí ha sido de Zapatero que tendría que haberlas adelantado hace mucho tiempo pero es lo que hay, un ejemplo más de su pésima gestión.

Volviendo al tema, ¿por qué deberían ser antes de Marzo?.

El proceso electoral tiene unas fechas marcadas por ley con la libertad del adelanto electoral que contamos en Andalucía al igual que en Cataluña, País Vasco, Galicia y las nacionales. Las municipales y demás autonómicas están fijadas por ley para el 4º domingo de Mayo del año que corresponda. Es decir, el presidente de la Junta de Andalucía puede convocarlas cuando quiera dentro del mandato legislativo con el tope de lo que marca la ley. En ella se dispone que las elecciones se celebrarán entre los 30 y 60 días después del día en que se agote la legislatura que dura 4 años desde el día de las elecciones. Las últimas elecciones autonómicas, que coincidieron con las generales, se celebraron un 9 de Marzo por lo tanto la fecha tope para celebrarlas es el 6 de Mayo de 2012, de ahí las declaraciones de Griñán tras el adelanto de Zapatero.

En cierto modo es lógico que se distancien lo máximo posible de las generales convocadas para el 20 de Noviembre por aquello de no cansar al electorado con tanta consulta electoral pero el problema de celebrarlas en Mayo es que el mes de Abril en Andalucía, y más concretamente en la capital del invento, es un mes en la práctica inhábil. El próximo año la Semana Santa cae del 1 al 8 de Abril y la feria de Sevilla del 23 al 29. Es evidente que Abril no es adecuado para la campaña electoral de ahí que el presidente haya desechado la idea de convocarlas a principios de Mayo y tenga que hacerlo irremediablemente en Marzo.

Pero ¿qué ocurre si se celebran en Marzo? Pues que estaríamos 4 meses o más sin actividad parlamentaria en un momento en el que la crisis que tenemos lo desaconseja totalmente. ¿Y por qué 4 meses?.


La ley electoral también establece que la convocatoria de elecciones debe hacerse oficial 54 días antes de la fecha, disolviéndose tal día la cámara legislativa. Esto quiere decir que si las elecciones se celebran el 25 de Marzo el Parlamento quedaría disuelto el 31 de Enero. De ahí en adelante si se elige cualquier domingo anterior del mes de Marzo. Pero resulta que en Enero, al igual que en Diciembre, los parlamentarios están de vacaciones lo que supondría que desde que se acabe el segundo período ordinario de sesiones de este año en Diciembre no volvería a haber pleno hasta que se convocase la sesión constitutiva del nuevo pleno salido de las elecciones, que teniendo en cuenta que se establece un plazo de 25 días como máximo desde la fecha de las elecciones para dicha sesión estaríamos hablando del 19 de Abril. Resumiendo, que desde principios de Diciembre hasta el 19 de Abril podemos estar sin Parlamento, una auténtica locura en los tiempos que corren.

Por ello, por el bien de los andaluces, lo más prudente sería que las elecciones se convocasen el último domingo de Enero o el primero de Febrero para así hacer coincidir las vacaciones parlamentarias con el período reglamentario de disolución de las cortes, cosa que tendría que haber hecho Zapatero también aprovechando las vacaciones veraniegas, aunque al final en el Congreso ha habido sesiones en Julio y en Agosto por las necesidades derivadas de la crisis económica en que nos encontramos. Pero no veo yo a los parlamentarios andaluces en plenas fiestas navideñas en el Hospital de las Cingo Llagas.

Datos de interés para no perderse.
Sesiones ordinarias del Parlamento: Dos sesiones cada año, de Febrero a Junio y de Septiembre a Noviembre. La duración de ambas debe ser de un mínimo de 8 meses (se pueden prolongar pero siempre empezando en Febrero y Septiembre).
Legislatura: 4 años desde la fecha de las elecciones.
Convocatoria de elecciones: 54 días antes del día de los comicios. Supone la disolución del Parlamento.
Fecha de las elecciones: Entre los 30 y 60 días posteriores al fin de la legislatura. Se pueden adelantar en Andalucía.
Campaña electoral: 15 días terminando el viernes anterior al domingo en que se celebren los comicios.
Sesión constitutiva del Parlamento: Dentro de los 25 días posteriores a las elecciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada