miércoles, 23 de marzo de 2011

Unicaja se alía con Caja España-Duero

El pasado domingo, los presidentes de Unicaja y Caja España-Duero rubricaban un preacuerdo de integración que, a primera hora de ayer lunes, era comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Ambas entidades están dispuestas a iniciar juntas su andadura como banco, creando el cuarto grupo de cajas por volumen de activos, con 81.000 millones de euros.

Unicaja tiene, por fin, compañera de baile. Y su elegida finalmente no es la que más ha sonado en el mundillo financiero durante los últimos meses -Ibercaja-, sino una entidad con menos de un año de vida, nacida de la fusión de la leonesa Caja España y la salmantina Caja Duero, que está obligada por el Banco de España a aumentar su nivel de capitalización en 463 millones de euros.

Caja España-Duero atesora un volumen de activos algo mayor que el de Unicaja: 46.000 millones frente a 35.000. Una ligera superioridad que se plasma también en otras magnitudes, como oficinas o empleados. Sin embargo, será la caja presidida por Braulio Medel la que dominará el nuevo banco, puesto que suyo será el 63% de su capital, según fuentes consultadas. Caja España-Duero se quedará con el 37% restante.

La idea es que el 'exceso' de solvencia de Unicaja (que tiene un capital principal de 2.450 millones de euros) compense el déficit de Caja España-Duero, al que le faltan 463 millones para llegar al listón marcado por el Banco de España. De esta forma, la entidad a la que transferirán su negocio Unicaja y Caja España-Duero no tendría que buscar otros inversores ni recurrir al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB).

En reconocimiento a la preponderancia malagueña en el nuevo banco -que aún no tiene nombre- su presidente será Braulio Medel. Su homólogo en Caja España-Duero, Evaristo del Canto, será el consejero delegado. La sede social estará en Málaga, pero habrá tres sedes operativas en la capital costasoleña, Salamanca y Madrid. De esta manera se respetarán los servicios operativos que tienen actualmente ambas cajas.

Desde la entidad malagueña consideran esta alianza «un gran salto», ya que le permitirá duplicar su tamaño y tener una importante presencia en territorios donde su actividad era escasa o nula, como Castilla y León, Madrid o incluso Portugal. Las mismas fuentes destacan la complementariedad de sus redes de oficinas, que elimina el problema de los solapamientos. Precisamente por este motivo, y también por los ajustes de personal que ya vienen realizando ambas entidades (Caja España-Duero ha prejubilado a 846 trabajadores y Unicaja tiene un plan para reducir 500 puestos de trabajo), se prevé que su integración no resulte traumática para el empleo. Sur.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada