miércoles, 27 de octubre de 2010

Rajoy propone actualizar el Estado de las Autonomías.

Mariano Rajoy defendió ayer de la necesidad de acometer sin tapujos la «actualización» del Estado de las Autonomías. El líder de la oposición sostuvo que es «imprescindible» una revisión del modelo territorial surgido en la transición porque la experiencia ha demostrado que incrementa el gasto público y duplica funciones. Formular este planteamiento a menos de un año de las elecciones alberga cierto riesgo que el líder del PP asumió sin parpadear. Está por ver si se trata de un paso adelante en la oposición «más agresiva» que reclaman desde diversos sectores de su partido o si, sencillamente, es un planteamiento puntual.

Rajoy, en el transcurso del XIII Congreso Nacional de la Empresa Familiar que se celebra desde el lunes en Santander, aceptó que hay que aprovechar «las bondades» de la descentralización, pero reclamó, al mismo tiempo, «más transparencia y calidad normativa» con «menos y mejores leyes» para evitar que la «madeja administrativa» ahogue la energía «de nuestra sociedad civil».

El punto de partida de esta propuesta sería una reforma institucional y administrativa «profunda». El líder de la oposición subrayó que «no puede haber tres ventanillas -la estatal, la autonómica y la municipal- para efectuar trámites similares». Un hecho que, a su juicio, no hace más que «aumenta la inseguridad jurídica y, además, es antieconómico».

Rajoy no se refirió de forma explícita a la posible mengua de las plantillas de funcionarios y empleados públicos, pero lamentó que en España exista una «administración excesiva en la que se solapan los ámbitos de decisión y se multiplica la complejidad».

A partir de esa premisa, reclamó que se fije, «de una vez por todas» y con nitidez, qué administración gestiona con más eficiencia cada competencia. Rajoy, con este paso, abre la puerta a una posible reorganización de las áreas de gestión de las tres administraciones, una reforma que necesitaría de un amplio consenso político que, de momento, no existe y que será difícil de articular a siete meses de las elecciones autonómicas. Es improbable, en puertas de los comicios, que los 'barones' territoriales sin diferencias de color político acepten sentarse a discutir posibles recortes de sus competencias. Sur.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada