martes, 28 de septiembre de 2010

La Junta presiona ahora con una fusión fría entre Unicaja y Cajasol.

Esfumada ya la idea de la caja única y también el de la gran entidad financiera andaluza tras la espantada de CajaGranada y el botín de Cajasur por parte de la BBK, la Junta de Andalucía quiere mover ficha de modo inmediato. Forzar una fusión fría entre Unicaja y Cajasol es el principal objetivo que se ha marcado el equipo económico del Gobierno andaluz. Y quiere el acuerdo antes de que acabe 2010.

Lo que no desea ni la Junta ni ambos presidentes (Braulio Medel y Antonio Pulido) es que la fusión fría, la prevista SIP, se esté radiando sin parar, como sucedió con otras frustradas operaciones. “Se tiene que actuar con mucho sigilo y rapidez porque si no se complicarán las cosas”, “la función de la Junta tiene que ser de labor discreta, de impulso. Esto no puede ser un debate abierto, como el que ocurrió con Cajasur” confirman a El Confidencial fuentes financieras andaluzas.

El nulo feeeling entre Medel y Pulido, que inquieta tanto el presidente Griñán como el consejero de Economía e Innovación, Antonio Ávila, impide ahora una fusión caliente. La unión entre Unicaja y Cajasol sería muy difícil de asumir en estos instantes, tanto por las personalidades de ambos dirigentes como por el gran coste de empleo y la vuelta de los localismos entre Sevilla y Málaga (¿dónde se ubicaría la sede?).

La fusión fría lograría que ninguna de las dos entidades se disolviera, aunque no evitaría un inevitable adelgazamiento de la estructura y redes comerciales, como está previsto en otras SIP. Ambas entidades también deberán adaptarse a la remodelación de la Ley de Cajas de Andalucía, que se aprobará (en un plazo máximo) a finales de enero. La Junta aún no tiene decidido qué hará con esta ley. Si la aprobará con un debate en el Parlamento o mediante un decreto-ley, sin consenso con la oposición.

En el primer consejo de Gobierno en el remodelado Palacio de San Telmo El Confidencial le preguntó al presidente de la Junta si había tenido algún contacto en verano con Medel o Pulido. Contestó que no. Las fuentes consultadas por este diario confirman la versión del jefe del Gobierno andaluz y su interés, sin presión evidente, para lograr un avance en las conversaciones. Aunque apenas una semana después, a Griñán se le soltó la lengua…

Las declaraciones de Griñán a principios de este mes a la CadenaSer destacando que “Unicaja es más fuerte que Cajasol” no sentaron nada bien en la Plaza de San Francisco, la sede institucional de la entidad sevillana. “Griñán dijo una verdad, pero se equivocó. No hacía falta decirlo. ¿A qué vino molestar a Cajasol? No lo entiendo, ni lo entendió Pulido”, resaltan a El Confidencial fuentes políticas.

Mientras, Braulio Medel está extremando sus apariciones en público y trabaja en silencio en su despacho de la Avenida de Andalucía de Málaga esperando el informe de Boston Consulting Group, la consultora que evaluó los recortes que se preveían en Cajasur. Noticia del diario El Confidencial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada