domingo, 16 de mayo de 2010

La Noche en Blanco desvela a Málaga.

Miles de personas se echan a la calle para disfrutar de las más de cien actividades que se ofrecían de manera gratuita.

Málaga era anoche un hervidero de gente. Fueras a donde fueras, cientos de personas participaban en alguna de las más de cien actividades previstas con motivo de la tercera edición de La Noche en Blanco. Calles a rebosar, colas, algunas kilométricas, diversión, música, arte, participación, ilusión, familias, jóvenes, mayores, malagueños, turistas... Las calles de Málaga estaban ayer tomadas por miles de personas ávidas de conocer algunas de las propuestas para esta velada cultural.

La calle Larios se convirtió en un riachuelo de peces luminosos que la gente se pudo llevar tras terminar la acción; los estudiantes de arquitectura enviaron cientos de globos al cielo con los deseos de los malagueños... grafitis en la calle La Bolsa, museos para todos los gustos... y también música, mucha música. Una plaza de las Flores abarrotada de público disfrutaba con algunos de los temas de las universitarias Flamming Dolls, que se vieron arropadas por sus incondicionales y también por público distinto al habitual. Temas nuevos y una versión del mítico 'Highway to hell' que hizo las delicias de todos. Interesante fue ver al grupo 'Tragic company' sobre el puente de los Alemanes. "Nunca habíamos hecho nada como esto, comentaron los integrantes del grupo", al empezar a tocar.

También hasta arriba estaba el recinto del Eduardo Ocón, donde los componente de Taxi derrocharon su arte en directo, un concierto que concluyó casi a la vez que comenzaba el de Lori Meyers casi enfrente, en los jardines de Pedro Luis Alonso, y que reunió a cientos de personas.

Citas con Picasso: colas tanto en el Museo como en la Fundación del artista... Además, el Museo Picasso abrió sus terrazas ofreciendo una panorámica de la ciudad hasta ahora difícil de ver. También cola para visitar la Alcazaba, el Museo de Artes Populares, en el del Vino, que ofrecía catas ciegas y visitas guiadas. O para entrar al Room Mate Larios, que ofrecía sesiones de Dj's, lo que para muchos fue una excelente oportunidad para visitar por primera vez este hotel.

Restaurantes a rebosar, flashes a cada segundo para inmortalizar las distintas estampas de esta velada en la que, a diferencia del año pasado, el tiempo sí acompañó y permitió que malagueños y visitantes disfrutaran de una noche redonda en la que se puso de manifiesto el interés por este tipo de iniciativas.

La cultura se pudo vivir anoche en Málaga de una manera muy diferente: original y dirigida a todos los públicos, por lo que hasta las fuentes se engalanaron para la ocasión. Llamativos eran los colores (rojo, morado, verde) que lucía la fuente de las Tres Gracias, en la plaza del General Torrijos, y más sorprendente aún era el montaje de la fuente de calle Granados (esquina con plaza Uncibay) que reunía manos blancas a modo de nenúfares y cojines.

El alcalde de la ciudad, Francisco de la Torre, entrevistado por Canal Sur 2, que ofreció un programa especial del evento, aseguraba que las cifras de participación eran superiores a las de otros años, según lo sondeado en algunos puntos. Sea como sea, La Noche en Blanco cautivó a propios y extraños.

Ver noticia del diario Sur.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada