martes, 16 de febrero de 2010

El cierre del anillo en Granada depende de la Unesco.

Hace un año que la Junta presentó el estudio informativo del cierre del anillo, una infraestructura a la que se le está dando vueltas desde los años noventa. Un año después, el proyecto sigue prácticamente en el mismo punto. El Gobierno andaluz se lo está pensando porque no quiere meterse de lleno en una obra millonaria cuando, desde dentro, hay quien no las tiene todas consigo.

El Patronato de la Alhambra presentó una extensa alegación que dejaba el cierre del anillo medio grogui. El principal problema -aduce- es el supuesto impacto en el entorno y en el patrimonio. La Consejería de Obras Públicas decidió abrir un segundo periodo de alegaciones, que ya ha finalizado. Pero ha optado por acudir a un juez neutral para romper este bloqueo: la Unesco. Será este organismo quien resuelva si se puede hacer o qué retoques hay que introducir en el trazado para que no afecte al entorno de la Alhambra. Ya hay decisiones tomadas para allanar el camino.

La Junta ha decidido ampliar las medidas de «restauración paisajística del itinerario» para que la carretera se parezca todo lo posible al terreno y pase desapercibida. Además se ha hecho un estudio desde 15 puntos del interior de la Alhambra para que desde ninguno de ellos se vea la infraestructura y se contemple el paisaje sin estridencias.

Ver noticia de diario Idel-ed.Granada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada