miércoles, 17 de febrero de 2010

Las nuevas leyes urbanísticas frenan el crecimiento de Almería.

El Ayuntamiento de Almería deberá trabajar a partir de ahora en rebajar a más de la mitad sus previsiones de crecimiento para la capital. Y es que, reconocía ayer el concejal de Urbanismo, Juan Megino, que con la entrada en vigor del Plan de Ordenación del Territorio de Andalucía -POTA-, en 2006, y el diseño posterior del Plan de Ordenación del Territorio del Área Metropolitana -que se encuentra en exposición pública-, el crecimiento de Almería «se verá limitado al 30 por ciento» cuando las pretensiones del equipo de gobierno eran de que el desarrollo urbanístico de la ciudad fuera del 80 por ciento en los próximos 15 ó 20 años.

No en vano, explicó ante la Corporación municipal que las áreas de oportunidad, de reserva y de equipamientos que éste recoge tienen «un condicionante absoluto» sobre el nuevo documento que está elaborando el Ayuntamiento y que, aunque fue aprobado inicialmente a principios de 2007, deberá partir prácticamente de cero tras recibir todos los informes desfavorables por parte de las administraciones e instituciones que debían dictaminar la viabilidad del nuevo diseño urbanístico.

Megino recordó también al portavoz municipal de Izquierda Unida, Rafael Esteban, la obligación que tiene el Ayuntamiento desde el año 2003 de revisar el documento, así como la necesidad de generar para la ciudad más suelos industriales, agrícolas y residenciales «con el salto a la Vega de Allá». «Otras ciudades nos llevan ventaja -reconocía, por su parte, Bentué- y, hoy en día, las ventajas son riqueza».

Ver noticia completa del diario Ideal-ed.Almería.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada