viernes, 5 de marzo de 2010

El Museo de la Semana Santa de Málaga ya es una realidad.

Pocas veces se ven tantas y tan variadas autoridades reunidas por un mismo motivo. Ayer fue uno de esos raros días. El motivo era la inauguración del Museo de la Semana Santa en el antiguo Hospital de San Julián, un proyecto de larga gestación –diez años– y que, al final, se ha convertido en un ejemplo de algo más raro aún: la leal colaboración entre el Ayuntamiento y la Junta de Andalucía. Las causantes de esta unión han sido las cofradías malagueñas, representadas por la Agrupación, que ayer mostraron su capacidad de movilización y organización.

Diez minutos antes del comienzo, la concentración de autoridades en la puerta del antiguo hospital daba muestra de la importancia del acto. La delegada del Gobierno andaluz, María Gámez, estaba acompañada por los delegados de Turismo y Cultura, Antonio Souvirón y Manuel García Martín; el secretario provincial del PSOE, Miguel Ángel Heredia; el gerente del Plan de Turismo de Málaga, José Asenjo; el presidente del PSOE en Málaga capital, José María Martín Delgado, y el portavoz del grupo municipal, Rafael Fuentes, con el concejal socialista, Luis Navajas.
Por otro lado, iban llegando concejales del equipo de gobierno, que se iban agrupando juntos, pero no revueltos con los cargos socialistas. El presidente del PP malagueño y concejal de Turismo, Elías Bendodo, sí saludó efusivamente a Miguel Ángel Heredia. Poco a poco fueron llegando otros compañeros suyos: Mariví Romero, Carolina España, Antonio Cordero, Manuel Díaz, Teresa Porras, Diego Maldonado, José Hazañas y Purificación Pineda. La llegada del alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, y del portavoz de IU, Pedro Moreno Brenes, completaron la amplia representación municipal, que casi daba ‘quórum’ para celebrar un pleno.

La presencia del obispo de Málaga, Jesús Catalá, no pasó desapercibida. Ni mucho menos. Con naturalidad, convirtió la inauguración en “inauguración y bendición del museo”, como él mismo se encargó de resaltar, es “un museo sacro” y aconsejó a “no quedarnos en la estética, trascender las piezas y buscar el auténtico rostro de Cristo”.

La bendición del museo marcó el momento de pasar a visitar las instalaciones, que han contado con una inversión conjunta del Ayuntamiento de Málaga y la Junta de Andalucía de cerca de un millón de euros.
El paseo por los 1.000 metros de superficie de las instalaciones, 700 metros cuadrados de exposición, fueron de la mano de Jesús Castellanos, director del museo y la persona que ha concebido la organización de las salas.
Tallas, trozos de tronos, bordados, orfebrería, cuadros y arquitectura se conjugan en un museo que estará gestionado por la empresa Esirtu, se abrirá durante los 15 primeros días al sector turístico en exclusiva con idea de promocionarlo. El público podrá visitarlo tras la Semana Santa, comprando una entrada a dos euros.

Ver noticia completa del diario La Opinión de Málaga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada